La mejor manera de robar un banco es dirigirlo