Reflexión amarga con motivo de la muerte de Mandela