Reestructuración de las deudas soberanas. ¿Quién le deja preparada la cena a los buitres?