El Informe Schneider y el trabajo contra las nucleares, o quien no se consuela es porque no quiere