Inicio de la ofensiva pro-nuclear. Crónica de febrero