La desigualdad, en niveles críticos