Una oportunidad para el «sanchismo»