La insensatez de la división