Una serpiente en su fritanga electoral