La letra pequeña del acuerdo nuclear