De elecciones, gallinas y tareas pendientes