COP25. El show terminó