Lo de menos es el pretexto