El show de Durban: Diplomacia zombie para el apartheid climático