La UE, contra los derechos laborales