La fe laica como virtud republicana