¿Una teoría «queer» anticapitalista?