«Iglesias, primera temporada»: un problema más allá del querer y el poder