Patronal y orden público: Sabadell en la Segunda República